He llorado cien veces por mi retiro: Sinha

Sonó el silbatazo final. Sinha se quitó las botas de futbol para sentir el césped bajo sus pies mientras recordaba la niñez en Itajá, Brasil, donde jugaba descalzo.

“Lo quería hacer, incluso hasta las medias pero no me las quité. Era algo que quería hacer porque así empecé a jugar: descalzo, sin zapatos; era como regresar un poquito a cómo empezó esa carrera, jugando al futbol descalzo en las piedras, en la arena porque pasto no había en el pueblo; al caminar sobre el pasto era como ligarlo a como empecé”, recordó a Mediotiempo.

Así fueron los últimos minutos de Antonio Naelson “Sinha” como profesional tras el partido que Toluca empató 1-1 ante Guadalajara en el Estadio Chivas por las semifinales del Clausura 2017.

Ahí comenzó a rememorar detalles de su niñez, al lado de sus hermanos antes de iniciar su carrera profesional, misma que cambió de manera radical cuando viajó a Saltillo para formar parte de una filial de Rayados. Luego llegó a Toluca y la historia es conocida.

“Es algo que no se borra, el jugar y ver que tu padre te está viendo jugar, quién fue tu primer compañero de equipo: mis hermanos obviamente, buenos amigos de infancia”, relató.

“Todo eso vino a la mente, vino como una retrospectiva gigante donde vienen muchas caras a la memoria, como compañeros, entrenadores, entrevistas”.

Por todo ello no ha podido contener las lágrimas, como evidenció al final del juego, abrazado por sus compañeros, cobijado en el pecho del entrenador Hernán Cristante, mientras lloraba como un niño.

“Cada vez que hablemos de eso va a seguir habiendo (lágrimas). De ayer a hoy he llorado unas cien veces o más porque no hay manera, aparte que uno es llorón, es bien complicado contenerse delante de una situación de la cual ya no hay vuelta atrás, el paso está dado”, decretó.